¿Cómo cuidar los accesorios?

Evitá el contacto con líquidos como agua, perfumes, lociones, cremas, etc. Si vas a usar estos productos, procurá hacerlo antes de colocarte los accesorios, esperando un tiempo prudencial para que el producto se seque.

No exponer al sol, calor y humedad por largos períodos de tiempo.

 

Limpieza de los cristales

Hay pocos cristales que no necesitan limpieza. La única piedra que no necesita obligatoriamente ser limpiada es la turmalina negra, ya que posee poderes de limpieza propios.

Cuando no los estés usando, envolvé tus cristales en seda o terciopelo. Esto impide que se rayen y los protege de absorber emanaciones externas. al comprar los cristales y después de levarlos puestos, es necesario que los limpies. Siempre que una piedra te llegue de otra persona es necesario limpiarla, ya que pueden contener vibraciones negativas y pasártelas.

Poner los cristales a la luz del sol o de la luna durante unas horas, puede recargar sus baterías, siempre que no se trate de una piedra que se oscurezca bajo la luz del sol y que se tenga cuidado de que los rayos no se enfoquen donde podrían comenzar un fuego; recordá que la luz del sol recorre un arco en el firmamento a medida que avanza el día.

Ciertos cristales (como el cuarzo y la cornalina), tienen la habilidad de limpiar otros cristales. Guardá un cuarzo en una bolsa de piedras rodadas y no vas a necesitar limpiarla con ningún otro método. Un pequeño cristal puede dejarse dentro de un conglomerado de cuarzo claro y dejarse toda la noche.

Los cristales de nuestros accesorios son naturales; por lo cual, requieren un cuidado especial. Aconsejamos protegerlos de golpes, caídas y roces con otros objetos.